En agosto, ¿de vacaciones con el ordenador a cuestas?

Ya son de sobra conocidos los veranos en los que irse de vacaciones con posiciones abiertas en bolsa se consideraba un deporte de riesgo. Todo porque el verano anterior había habido una corrección o un mini crash, como en agosto de 2015. Los sesgos cognitivos del ser humano nos hacen pensar que como se dio la última vez, se tiene que repetir.