Esperando un rebote



Mientras que se empiezan a publicar datos macroeconómicos horrorosos,