El que no compra, vuela

La semana pasada asistimos a un auténtico encierro de San Fermín bursátil. Estampida de toros atropellando corredores y asestando alguna que otra cornada. Todo supuestamente animado por el “NO” italiano ya incluido en los precios, acompañado de buenos datos macro a ambos lados del Atlántico. Incluso los datos preocupantes del mercado laboral americano se han tomado de momento un respiro.