Mucho se habla de lo caras que están las bolsas según algunos indicadores clásicos de valoración. Sin embargo, creo que toda situación hay que estudiarla en su contexto. Por ello, en esta sección se publican los indicadores elaborados por bolsaconcabeza que relacionan el clásico PER de Shiller o CAPE con los tipos de interés a 1 y 10 años de EEUU. Esta relación o indicador, nos da una visión más real de lo caro o barato que está el S&P500, y sus variaciones nos ayudan mucho para encontrar buenos y malos momentos para invertir.

Hay que ser conscientes de que las valoraciones no son catalizadores de los mercados. Algo caro puede llegar a estarlo mucho más. Un mercado bajista no va a comenzar porque el PER alcance un determinado valor. Pero estos indicadores combinados con los indicadores adelantados macro, sí nos van a dar una idea muy fiable de si debemos comprar, vender o qué rentabilidades podemos esperar para los siguientes meses o años.

Para saber más sobre estos indicadores, pincha aquí.

Este indicador relaciona el PER de Shiller con el tipo de interés americano a 1 año (disponible desde 1953). Periodo en el que se mueven gran parte de los inversores. Así, esta relación da más importancia al PER en los períodos de alta inflación (altos tipos de interés) y quitándosela cuando la inflación es más baja (bajos tipos de interés). La línea negra discontinua es el promedio del indicador, mientras que las continuas son la desviación típica máxima y mínima. Cuando el indicador se acerca a estas líneas, suelen ser momentos con las bolsas caras o baratas.

Este indicador mide la variación anual del anterior. Esto es muy interesante para encontrar puntos de sobrecalentamiento del mercado así como de enfriamiento excesivo. Cuando el indicador alcanza valores entorno a 60, un techo de mercado está muy cerca, mientras que cuando baja de la desviación típica mínima son los mejores momentos para invertir. Cuando se alcanzan valores extremos (1999,2001 o 2008), es más sensato esperar a que retorne a valores más normales.

Este indicador relaciona el PER de Shiller con el rendimiento del bono americano a 10 años. Aunque la información es menos útil para el corto plazo, sí que nos da una visión de las rentabilidades que se pueden esperar de la renta variable para los años posteriores. Así, la última gran oportunidad para invertir en bolsa americana se produjo en 2009 y 2012.