Pekín, tenemos un problema

con 2 comentarios

En los últimos días hemos conocido algunos datos de la economía china. Ésta crece al 6,7% en el segundo trimestre y las importaciones y exportaciones se siguen contrayendo respecto al año anterior.

47edf0568be61a9c58f4f8e12a89e66b349d63bb

03c1ac20d4900749d8d12ded890f025786358805

Y ya sabemos que los datos “oficiales” los tenemos que coger con pinzas.

Sea como fuere, tras duplicar su deuda desde 2008 (240% del PIB), del megaplan E de principios de año y devaluar su moneda durante los últimos 12 meses, su cambio de modelo productivo no se está dando ni sus exportaciones mejoran. Y la burbuja de crédito acabará estallando. Siempre lo hace. Antes o después. Y cuanto más tarde, peor.

La salida de los países a este tipo de crisis casi siempre es la misma. Devaluar. Devaluar para poder exportar más barato sus productos reactivando la economía (a expensas de los ahorradores).

Pero al devaluar, los usuarios de esa moneda pierden poder adquisitivo. En este caso a los chinos le saldrá más caro comprar cualquier tipo de producto manufacturado. Piensen en los millones de chinos que les encanta comprar coches alemanes, bolsos franceses, relojes suizos o zapatos españoles. Y ya no les cuento el shock para los países exportadores de materias primas al ser China el primer comprador de éstas. Europeos, americanos, exportadores de materias primas y otros países exportadores de productos que compiten con China tienen que bajar sus precios para dar salida a sus productos entrando en una espiral deflacionaria. Y adiós al objetivo de los bancos centrales, que siempre se fijan en la consecuencia y no en la causa.

Pero a nadie le gusta reconocer sus errores. Y cuando eres un régimen comunista directamente no tienes errores. Cada devaluación del Yuan es un reconocimiento al fracaso de un modelo económico que no puede durar para siempre (¿nos suena?), de ahí que los chinos, que no tienen un pelo de tontos, hayan devaluado en el último año siempre en situaciones en las que había otro tema relevante encima de la mesa. Así, como para que no se note mucho. Para que se olvide rápido. Como quien no quiere la cosa.

Tanto en agosto como en diciembre devaluaron cuando el petróleo estaba en mínimos, engañando a todos con que las bolsas caían por culpa del petróleo (más info aquí). Parecía la única explicación para el análisis técnico, recuerden, a posteriori.El último gran empujón lo hicieron con el Brexit. De nuevo aprovechándose del caos.

El petróleo otra vez se dirige hacia el sur. Ya sea porque Irán e Irak exportan mucho, el fracking se recupera o países como China no despegan.

69f6f2c1b9e41628cf10ef7ef2f2b832382e5164

Aún le queda mucho recorrido para acercarse a mínimos y el USDCNH ya ha tocado los 6,72. El susto de inicios de año se desató cuando este par de divisas alcanzó los máximos intradía de la anterior devaluación (el límite que Mr. Market no toleró). No veo por qué no se puede repetir la misma historia. Los máximos intradía de enero, en 6,77. Pero también me temo que el día que llegue a esos máximos habrá otro tema copando portadas. Ante todo, discreción asiática.

71a644dfc9759df87ee01f08ddcae0a217f0938b

Por si faltaba alguna señal contrarian, el supuesto mejor pronosticador del Yuan, el banco sueco Svenska Handelsbankenafirma que el PBOC no devaluará más ante la estabilización de la economía…Lo mismito que dijo el PBOC en julio del año pasado.

Y cuidado con represalias a noticias como esta…Don’t mess with China.

2 Responses

  1. […] sabéis, llevo meses siguiendo la evolución del Yuan al ser el causante principal de las dos caídas más importantes del último año y medio. Pues esta […]

  2. […] esto sin perder de vista que China sigue sin exportar lo necesario y lo que les gusta devaluar el Yuan cuando los ojos no están puestos en su país. Mucho ojo a ese […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.