La madre de todas las tendencias está a punto de romperse

con 1 comentario

Cuando uno oye las palabras “renta fija” le viene inmediatamente a la cabeza otra, burbuja. Llevamos ya años escuchando a muchos analistas advirtiendo de la mayor burbuja jamás creada. Y llevan razón. Cuando trillions de dólares están colocados a rentabilidades negativas las leyes económicas se desafían. Pero eso no quiere decir que esa burbuja tenga que explotar. De hecho, cuando una burbuja está tan telegrafiada y todo el mundo la ve como tal, las posibilidades de que explote se reducen mucho.

Ya hemos hablado otras veces de este tema y de la relación que hay entre la renta fija y la variable. Al final son productos financieros que “compiten” por dinero, y siempre hay vasos comunicantes entre ambos mercados. El dinero fluye de uno a otro o, normalmente en los últimos 35 años, a los dos a la vez.

Pues bien, igual que a finales del año pasado todo el mundo hablaba de ello, hoy casi nadie está remarcando el punto en el que se encuentra el bono más importante del mundo, el bono a 10 años del Tesoro de Estados Unidos. Tanto en precio como en rentabilidad está a punto de romper una directriz, que en el caso del precio tiene más de 30 años.

¿Qué pasará si se rompe la directriz? ¿Saldrán corriendo todos esos que dicen que es la mayor burbuja de la historia? ¿Saldrán también de la renta variable? Lo normal cuando los precios de los bonos caen (suben las rentabilidades) es que el dinero se mueva hacia la renta variable. Y ese proceso suele acabar en desequilibrios como veíamos en uno de los posts citados. El último ejemplo lo vimos desde la victoria de Trump en las elecciones. Incluso en marzo hubo una rotura en falso de la directriz, tras la que rápidamente volvió a entrar dinero (la bolsa descansó unas semanas), y hasta hoy.

Personalmente creo que esta burbuja no estallará, porque no puede permitírselo. Una subida repentina y fuerte de tipos se llevaría por delante países enteros (empresas y Estados). Por lo que seguramente los bancos centrales, y sobre todo la FED, volviesen a comprar deuda. El callejón en el que nos encontramos necesita tiempo y una revolución productiva de la economía.

Sin embargo, es esa calma la que me hace poner las orejas tiesas. Esta última pequeña caída de los bonos vuelve a coincidir con unos índices muy sobre extendidos, con el Dow Jones Industrial como máximo exponente.

Si se rompe la directriz, no creo que pase nada más a allá de “algo” de volatilidad. Todos los grandes movimientos en los mercados nos avisan con anterioridad. Pero merece la pena poner atención los próximos días. No todas las semanas se pueden romper directrices que tienen décadas de duración.

Por último, puede ser muy interesante vigilar de cerca al oro. Ya sabemos que el oro responde a los tipos de interés reales y al coste de la energía. Tanto en EUR como en USD, está en un punto interesante.

Oro en EUR (semanal)

 

Oro en USD (diario)

Viendo que el coste de la energía se prevé incluso más bajo en los próximos años, como se termine rompiendo esta gran tendencia en los bonos, el oro puede iniciar un movimiento a la baja que dure hasta la próxima recesión.

 

One Response

  1. Jose
    | Responder

    No veo al oro rompiendo la tendencia. Pero será muy interesante seguir las tendencias que comentas!
    a ver qué pasa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.